domingo, 20 de noviembre de 2011

Danza Con Lobos


Cuando llegue a vivir a Canadá, traía conmigo todas las ilusiones de fotografiar lobos en la nieve. Gran desencanto me lleve al enterarme que solo sobreviven pocos ejemplares, los cuales son muy difíciles de ver.
Aquí en el valle, solo existe una jauría de 7 ejemplares que se mueven en un territorio de unos 480 Km cuadrados de bosques y montañas. La mayoría de los habitantes de la zona jamás han visto uno de estos animales en toda su vida. Su bajo numero y su naturaleza elusiva los transforma en un autentico desafío para el fotógrafo de vida salvaje.



Lobo Negro


Finalmente durante el otoño de 2010 tuve mi primera oportunidad en un sitio alejado de aqui. Fue rápido, pero me alcanzo a hacer algunas fotos de calidad aunque no en la nieve. Una loba gris solitaria sobre el manto de hojas de otoño. Durante la ultima primavera tuve un encuentro fugaz con otra loba, aunque era casi de noche y la calidad de la unica foto que logre hacer es bastante mala.


Hembra Alfa

Con la llegada del invierno  me propuse conseguir las fotografías que estaba buscando. Hubo que esperar a que llegue el invierno, momento en el cual, los lobos descienden a los valles y se agrupan en jaurías para dar caza a los ciervos, alces y carneros los cuales, debilitados por la falta de alimento y el clima helado, son una facil presa.
La nieve también nos ayuda a nosotros a detectar sus huellas y de esa manera tener una idea de su presencia en la zona.
Hace unos 20 días llegaron las primeras nieves al valle, así que decidí abandonar otras especies y dedicarme exclusivamente a la búsqueda de los lobos. Para ello fue necesario levantarse antes del amanecer durante unos 15 días, con temperaturas por debajo de los 10 grados bajo 0. Cai Priestley, un gran amigo y fotógrafo de vida salvaje, me hizo compañía en la mayoría de estas salidas. Café caliente en mano, cámara preparada y mucho abrigo.


Durante estos días recorrimos repetidamente los caminos que atraviesan el territorio de la manada, pero sin mucha suerte. Solo huellas frescas que solo aumentan nuestra frustración al pensar que unos instantes antes, por allí ,había pasado un lobo salvaje.
La actividad comenzó a transformarse en algo frustrante a causa de la falta de resultados, pero así y todo, no nos dimos por vencidos.


Una de las hembras de la jauria se acerca con cautela a mi camioneta


Antes de ayer por la mañana, como todos los días, nos preparamos para la salida. La noche estaba especialmente fría, con una nevisca suave y el suelo cubierto con una capa hielo que hacia muy peligrosa la conducción.
El amanecer nos sorprendió yendo y viniendo por la misma senda que hace días transitamos en nuestra infructuosa búsqueda. Otra vez NADA. 
Ya entrada la mañana y viendo que el trafico aumentaba, decidimos dar por terminada la salida, otra vez a casa con las memorias vacías.
Conduciendo hacia el pueblo y ya pensando en llegar a casa y hacerme un te caliente, tras una curva, encontramos ante nosotros a la jauría completa de lobos mientras trotaban por medio del camino. La pareja alfa, una hija ya adulta de dos años y cuatro cachorros nacidos en esta temporada pero ya plenamente crecidos. Tres de estos jovencitos eran de completo color negro. Me encantan los lobos negros, son mis preferidos.

Nos acercamos con el auto muy despacito para no asustarlos,  mientras hacíamos las fotos que podíamos (Después nos dimos cuenta que ninguna valía la pena). Repentinamente la jauría desapareció en el bosque. Felices con el encuentro y mirando las fotos obtenidas pusimos nuevamente proa al pueblo de Banff. Sin embargo quería quedarme un poco mas, algo me decía para mis adentros que esto no había terminado y las fotos obtenidas no eran me satisfacian del todo. Ubicamos la camioneta junto a un lecho seco de un arroyo abierto por las aguas de los deshielos y ahí nos dispusimos a esperar.


Otra imagen del lobo negro



No paso mucho tiempo hasta que la hembra alfa asomo el hocico por detrás de un montículo de nieve, detrás venia el resto del grupo. Llegaron al lecho del río e increíblemente enfilaron derecho hacia nuestra posición. Nosotros ya con las cámaras preparadas y disparando como si se tratara de un nido de ametralladoras. Una de las lobas llego junto a la puerta del coche, se detuvo y nos observo con ojos inquisitivos, luego siguió su camino pasando a menos de 1 metro del paragolpes delantero. 
Pero aun el espectáculo aun no había terminado. Siguiendo sus huellas venia uno de los lobos jóvenes de color negro. Aquel que yo había soñado con fotografiar. Llego al mismo punto donde su hermana mayor se había detenido y detuvo su marcha. Nos miro, y luego se sentó posando para nosotros con actitud orgullosa como si fuera una radiante modelo. Durante unos instantes estuvimos completamente rodeados por la jauría en una autentica “Danza Con Lobos”. Fue un momento mágico que me permitió hacer las fotografías que durante 3 largos años había estado buscando. Finalmente tengo conmigo las imagenes de un lobo negro salvaje en la nieve


Blizzard (Asi es es como se llama esta loba)


Me gustaría contar algo acerca de la  naturaleza de estos animales, pero el post se esta haciendo demasiado extenso. Lo dejare para otro momento.




Momento de los festejos


Espero que hayan disfrutado con el relato.
Hasta el proximo post.


6 comentarios:

  1. MORI DE EMOCIONNNN: LOS AMO. ALGUNO DE LOS DOS NEGROS ES LOBA???

    ResponderEliminar
  2. Maravilloso relato!! Lo viví en cada palabra... Bellísimas fotos y fantásticos animales, son seres increíbles, Espero que resistan y no se extingan!! Sería una gran pérdida
    Felicitaciones!!!! Stella

    ResponderEliminar
  3. Creo que si, pero no estoy 100% seguro. Esta semana voy a averiguar de que sexo son estos cachorros. En las fotos que tengo parece que hay una loba entre ellos. Este de la foto me da que es un macho, pero tengo fotos de otra (Que no estan publicadas) que tiene toda la pinta de hembra.
    Voy a preguntar en Parques Nacionales. Quizas los guardaparques sepan.

    ResponderEliminar
  4. Aunque no actualizas a menudo me paso de vez en cuando, y esta entrada es simplemente bestial. La historia, las fotos, el contexto... todo.

    Menuda vida te pegas.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Tio

    Agregue un enlace a tu blog ahi al costadito del mio.

    Vi que publicaste articulos nuevos. Esta tarde me tirare un rato para leerlos, me resultan super buenos. Y REALES

    ResponderEliminar
  6. Genial! admiro el aprecio que tienen hacia los lobos. :)
    Sacan muy buenas fotos, chicos.

    ResponderEliminar